Volver al blog

Frenar para coger impulso: la importancia de pararse para mejorar la productividad

¿Cómo mejorar la productividad de tu empresa? Fácil y a la vez complicado, frenando de vez en cuando. ¿Estás listo/a para hacer eso y comenzar a trabajar de forma más eficiente?

Los científicos siempre han incidido en un aspecto: un cerebro productivo es un cerebro que descansa. Pero, aun así, la tendencia sigue siendo abordar los retos y las oportunidades de la misma manera, cambiar de marcha e ir a fondo: más duro, más rápido y más fuerte. Sin embargo, ¿Se puede forzar la productividad? A veces pisar el acelerador te ciega a la hora de ver dónde vas. Por lo tanto la pregunta obligatoria es ¿cómo puede ser más productiva tu empresa? Sencillo: frenando de vez en cuando.

Procrastinación: El arte de no hacer nada

La productividad fue el asunto más sencillo a tratar durante la Revolución Industrial: cuanto más tiempo trabajaba una máquina estaba abajo, más producía. Sin embargo, la llegada de Internet, el principal invento del siglo XXI, ha trastocado todo un sistema productivo. Un sistema en el que mantener el tiempo de actividad ligado a la productividad parece ser contraproducente. Hay que tener claro que las personas  no somos máquinas y  que "estar conectado" de forma constante tiene incluso el efecto opuesto en el cerebro humano. No importa si tu empresa es una B2B o B2C, si lo que buscas es la innovación, mejorar la productividad o fomentar la creatividad, deberías empezar a potenciar ese descanso tan esencial.

Nuestro cerebro nunca deja de funcionar, incluso cuando dormimos: En este estado nuestro cerebro sigue trabajando en múltiples procesos, por lo que resulta fundamental descansar también cuando se está despierto. Este descanso ayuda a la capacidad de atención y motivación, mantiene tu rendimiento al máximo, al mismo tiempo que fomenta la creatividad y mejora la productividad.

¡Ocupado ocupado ocupado!

"La ociosidad no es sólo tomarse unas vacaciones, un día libre o un fin de semana, es tan indispensable para el cerebro como la vitamina D lo es para el cuerpo",  esto escribe el ensayista del New York Times, Tim Kreider al respecto. "El espacio y la quietud que ofrece la ociosidad es una condición necesaria para reflexionar sobre diferentes aspectos de la vida y verlo todo con mayor claridad. Esa ociosidad , es, paradójicamente, necesaria hacer cualquier trabajo".

El único problema a todo esto es que no es el modus operandi para la mayoría de las empresas. Para esta mayoría, mirar por la ventana durante media hora parece una pérdida de tiempo porque el tiempo es demasiado precioso para perderlo. Entonces, ¿cuál es, en general, la forma habitual de trabajar? El mítico: ¡Ocupado ocupado ocupado! Sin embargo, "estar ocupado" y "ser productivo" no es lo mismo: ocupación es productividad sin foco. En otras palabras, está lejos de ser productivo. Pero no te darás cuenta de eso hasta que te pares para tomar un respiro.

Vamos a tomar el Boston Consulting Group como ejemplo. Durante años y años, la cultura de “workalcoholismo” fue su tendencia reinante. Esto se traducía en jornadas intempestivas de trabajo para continuar después del horario laboral y no parar durante los fines de semana. Todo esto hasta que los investigadores de Harvard tuvieron la interesante propuesta de reservar al menos una noche a la semana para uso personal. Los resultados hablaron por sí mismos: después de cinco meses, los consultores que experimentaron con estos descansos obligatorios resultaron estar más satisfechos con el equilibrio entre sul trabajo y su vida personal, estaban más dispuestos a permanecer en la empresa durante más tiempo y más orgullosos de sus logros.

No se puede forzar la productividad

Pongamos otro caso muy famoso y  un ejemplo claro de cómo no manejar la productividad. Para ilustrarlo vayamos a  un artículo de Bloomberg que se ha hecho mítico: "Los trabajadores de Volkswagen desestiman la meta de productividad del jefe por poco realista". De hecho, el escandaloso plan del consejo de administración del fabricante de automóviles fue el siguiente: recuperar las pérdidas económicas a espaldas de sus trabajadores en forma intentando mejorar la productividad en un 10%. Los expertos en management pensaron que la idea era completamente irreal.

¿Qué podría haber hecho Volkswagen de una manera diferente? Podrían haber reflexionado sobre inversiones tecnológicas más orientadas hacia el futuro; o planteado una propuesta que combinara la eficiencia con una base de apoyo humano. En cualquier caso, no es necesario tener una participación en un gigante de la industria automotriz para entender que el plan de 10 puntos de Volkswagen no es una solución viable. Si tu empresa construye coches, aplicaciones o sitios web, forzar a la gente a trabajar más tiempo es difícil. No importa cuánto tiempo alguien está encerrado en su escritorio, porque la fuerza sigue siendo un recurso finito. Cuando se agota, se agota y sólo queda perder el tiempo.

Saber lo que estás haciendo con tu tiempo

Todo esto nos lleva a nuestro último punto: saber lo que estamos haciendo con nuestro tiempo. Porque realmente es una búsqueda. Una simple búsqueda en Google.es de herramientas para mejorar la productividad genera más de 4 millones de resultados. ¿Pero a qué nos referimos cuando decimos mejorar la productividad? ¿A agregar más horas al día?

herramientas para mejorar la productividad

El valor añadido de las herramientas para mejorar la productividad debe ser obtener más de tu tiempo de actividad. El tiempo que obtienes al trabajar más eficientemente se puede invertir en ti mismo. Mirar por la ventana, dar un paseo, pasar la noche con la familia o un fin de semana ininterrumpido. Si insistes en pasar todo el tiempo en el trabajo, intenta pararte y reflexionar y no solo centrarte en acabar tus tareas sin importar cuánto te lleven. Porque a veces el freno funciona mejor que el acelerador.

¿Está tu empresa preparada para empezar a trabajar de una manera más eficiente? ¿Estás buscando mejorar la productividad en tu trabajo? Teamleader es la herramienta todo en uno y en la nube construida especialmente para la PYME. Una herramienta centrada en optimizar el tiempo a través de la automatización de las tareas administrativa más cotidianas. Porque ahora es el momento de invertir en lo que importa, porque ahora es el momento de invertir en tiempo ¿Quieres saber más? Prueba Teamleader y descubre todo lo que puede hacer por tu empresa y por ti.

 

Prueba Teamlader gratis durante 14 días

 

About the author

Quieres saber más sobre Teamleader y estar al tanto de nuestros nuevos artículos?