Teamleader Blog Article

Mitos alrededor de la nube: ¿verdadero o falso?

Maria Abad Maria Abad on 29-ene-2016 10:48:00 in Transformación digital y futuro

Mitos alrededor de la Nube- Teamleader CRM

Los que predijeron que el uso de la nube sería común en el entorno empresarial hoy en día tenían solo razón a medias. Las empresas se lanzan con ganas a experimentar en la nube, pero, por ahora, no se han dado grandes pasos en este sentido. Como causas para este parón se suelen nombrar la falta de conocimiento, el miedo a pérdidas de datos y los altos costes. 

La verdad es que es una pena, ya que estos miedos son a menudo infundados. En realidad, las aplicaciones en la nube ofrecen a las empresas la oportunidad perfecta para cumplir con sus necesidades informáticas fácilmente, a un precio asequible y con fiabilidad. El Software como un servicio (SaaS) ofrece en particular numerosas ventajas a las PYMEs. 

Este artículo del blog describirá los modelos de nube más importantes, expondrá los hechos y cifras y disipará un par de mitos persistentes que rodean a la nube.

IaaS / PaaS / SaaS

Se pueden distinguir tres tipos de modelos de nube:

IaaS:  Infraestructura como servicio se refiere a la infraestructura informática completa. Es el caso de servidores, estaciones de trabajo y los componentes de red. Lo gestiona el proveedor de servicios.

PaaS: Plataforma como servicio se refiere a un servicio en el que la infraestructura aún viene gestionada por el proveedor de servicios, pero los usuarios pueden desarrollar y/o implantar su propio software.

SaaS: En el caso de software como servicio, el usuario obtiene acceso a un software alojado en los servidores del proveedor del servicio, a menudo a través de un navegador. Este es el modelo más generalizado en los servicios de suscripción.

Datos y cifras del SaaS para las PYMEs

Estudios recientes, como el barómetro sobre el uso de la nube entre PYMEs de 2015, indican claramente una actitud positiva de las PYMEs hacia las soluciones SaaS: un 46% de las empresas involucradas las han adoptado. A nivel internacional, también hay una correlación importante entre la implantación de las soluciones SaaS y el crecimiento, ya que las PYMEs que usan 3 aplicaciones SaaS o más obtuvieron un 20% de crecimiento de media frente a las que no usaban este modelo. 

En otras palabras, viendo las posibilidades que ofrece el SaaS a las PYMEs, está claro que merece la pena. Pero bueno, vayamos por partes y disipemos varios mitos relativos a la nube.

Mito nº 1: La nube no es segura

Este es con diferencia el mito más común relativo a la nube. Por supuesto, la seguridad de tus valiosos datos depende del proveedor que utilices. Si tus datos están encriptados de forma adecuada, su seguridad está garantizada, más que en un servidor local. 

En lo relativo a la encriptación, se puede hacer una distinción entre datos latentes (inactivos y almacenados) y datos en tránsito (entre centros de datos o entre el centro de datos y el usuario final). La segunda forma es la que más preocupa a los usuarios: ¿qué pasará con mis datos en cuanto se cuelguen en internet? La respuesta es sencilla: se encriptan y se vuelven inaccesibles a piratas y ladrones. Los protocolos de seguridad tales como HTTPS y SSL, identificados por medio del candado verde y la barra de direcciones verde en tu navegador, aseguran que la comunicación entre tu navegador y los servidores web es segura. Cualquier herramienta SaaS que se precie hace uso de estos protocolos y evita cualquier tipo de conexión no segura.

Para los usuarios, la autenticación multifactor (MFA) no es ningún lujo del que se pueda prescindir sin más. Incluye dos niveles de autenticación por acceso, similar a la introducción de la clave secreta y el número pin que necesitas en un cajero. En otras palabras, lo mejor sería escoger un proveedor de nube o herramienta SaaS que ofrezca MFA. Finalmente, ni que decir tiene que una contraseña fuerte sigue siendo vital para tu seguridad. El fallo de seguridad de Apple del año pasado vino causado por contraseñas vulnerables y no a que se pirateara en sí el sistema de iCloud.

La seguridad de la infraestructura de la nube está garantizada por el proveedor de servicios en la nube. Los centros de datos de los grandes proveedores están protegidos por profesionales en seguridad, seguridad electrónica puntera y por una autenticación multifactor. Además, cumplen con la legislación de seguridad más estricta impuesta por las autoridades de Estados Unidos y de la Unión Europea.

Mito nº 2: La nube no es fiable

El acceso fácil a los datos es una de las mayores ventajas de trabajar en la nube. Por ello, es lógico pensar que cualquier preocupación relativa a su fiabilidad esté infundada.  

99,999%: eso es lo que se esfuerzan en ofrecer los proveedores de servicios en la nube en términos de fiabilidad. Los alumnos aventajados solo se alejan de ese objetivo en milímetros. El líder en el mercado de soluciones SaaS Amazon Web Services (AWS) EC2 solo registró 2,41 horas sin conexión en todos los servidores en 2014, lo que supone un 99,9974% de tiempo real de funcionamiento. Su principal competidor, Google Compute Services, tuvo resultados similares, con 4,46 horas sin conexión y un porcentaje de funcionamiento real del 99,9815%. En comparación: Microsoft Azure, el enfant terrible de los principales proveedores, registró casi 40 horas de desconexión en 2014, pero incluso esto supuso un tiempo de funcionamiento real del 99,9354%.

Pero la belleza de esas cifras es que ni siquiera importan. "Cuenta con el error" es uno de los pilares de la nube: ya estemos hablando acerca de un programa que se queda colgado o de un error de hardware o de red, las posibilidades de que algo vaya mal siempre están ahí. La arquitectura de la nube y las aplicaciones que soporta deberían poder gestionarlo. Netflix incluso usa Chaos Monkey, un programa que simula errores adicionales para hacer que Netflix sea lo más tolerante a errores posible. 

Las aplicaciones SaaS pueden subdividirse en partículas más pequeñas (microservicios) diseminadas por múltiples servidores web en distintas áreas. Esto garantiza que la aplicación seguirá funcionando incluso cuando se falla la conexión de un área de servidores completa.  

¿Aún no estás del todo convencido? Ten en cuenta que la NASA usa Amazon Web Services (AMW) para las misiones a Marte, por ejemplo. Si es lo suficientemente bueno para la NASA, ¿por qué no iba a serlo para tu empresa?

Mito nº 3: La nube entra en conflicto con las normativas sobre privacidad

La legislación sobre datos y privacidad varía según cada nación y no siempre es muy transparente. Esto no lo podemos negar. Con todo, no tiene por qué ser un obstáculo. Los proveedores de servicios de red son, sobre todo, negocios inteligentes que buscan crecer en el mercado. Las previsiones de SaaS para 2016 ascienden a un volumen de negocio total de 106.000 millones de dólares americanos. Por eso, hacen todo lo que pueden para cumplir con los requisitos de privacidad más estrictos, tanto dentro como fuera de Europa.

La Unión Europea aplica las cláusulas de las directivas sobre protección de datos de la UE y los principios internacionales (entre EE.UU. y la UE) Safe Harbour. Además, los servidores están habitualmente ubicados en ambos continentes, de modo que es posible transferir la información de un servidor de datos a otro si así lo solicita el cliente. En conclusión, no tienes por qué preocuparte por las estipulaciones legales relativas a la ubicación de los datos y a las transmisiones de los mismos si eliges el servicio de nube adecuado.

Mito nº 4: La nube es cara

Falso, falso y falso. La nube es muy asequible: los requisitos tecnológicos de las grandes empresas empujan la innovación en la nube y las compañías más pequeñas se benefician de ello a un precio asequible. Esto supone una capacidad de almacenamiento y unos niveles de seguridad que serían prácticamente inalcanzables para empresas más pequeñas en un parque de datos físico o en una infraestructura de servidores. Los costes ocultos de los servicios informáticos "físicos" a menudo pasan desapercibidos: instalación, licencias, mantenimiento, actualizaciones, personal especializado, etc. Por otra parte, la nube te permite pagar solo por lo que usas, no tienes por qué invertir en hardware y las actualizaciones no son excesivamente caras. Es más: la feroz competencia entre servicios en la nube da lugar a que los precios bajen cada año más.

"¿Y qué pasa si solo estás buscando una solución SaaS y no necesitas almacenamiento de datos?" La situación es igual: un proveedor fiable de SaaS ahorra dinero ejecutando su software en la nube, con lo que al final, la reducción de precio se ve reflejada en el usuario final. En otras palabras, tú también te beneficias.

Teamleader: la herramienta más conveniente en la nube

Teamleader, la herramienta online perfecta para PYMEs, te permite beneficiarte de las características de la nube en el día a día. Simplemente accede y empieza a disfrutar; no es necesario ningún tipo de instalación. ¿Que tu empresa solo necesita CRM, elaborar presupuestos y registrar el tiempo? Pues entonces, solo pagarás por esas tres cosas.

Activar módulos y usuarios extra cuando los necesites es coser y cantar. Accede a tus datos desde cualquier sitio, incluso desde tu móvil, y déjanos ayudarte a alcanzar nuevas cotas de eficiencia. Las integraciones con Cloudsign e Invoicecloud permitirán a tus clientes firmar presupuestos y pagar facturas online. Les encantará Teamleader tanto como a ti. 

¿Tienes curiosidad? 

 Prueba Teamlader gratis durante 14 días